La palabra yoga significa unión, alinear nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Energía:

Para llevar a cabo las mil y una tareas que realizamos a diario necesitamos fuentes de energía como son el sol, la comida, el agua y el aire. En este último punto nos vamos a detener dándole la importancia que se merece.

La respiración ha de ser adecuada, debemos expandir el diafragma inflando el abdomen, dejando espacio a los pulmones para comenzar a llenarse por su base, con esto contribuimos además de un masaje abdominal a oxigenar todo nuestro cuerpo al ritmo que está establecido por las presiones del cuerpo.

En mi opinión el primer y mejor beneficio del yoga es que te ofrece la capacidad de llevar la respiración consciente a tu día a día, integrando así más momentos presentes a lo largo del día. El hecho de comenzar con esta práctica determina un antes y un después “cuando no era consciente de mi respiración” y cuando “soy consciente de mi respiración”.

El yoga al opera a través del Sistema Nervioso Central lo que nos lleva al “aquí y ahora”. En el momento que uno empieza a observar su respiración comienza a ser más consciente de su estado físico, estado mental, lo que te lleva a un mejor reconocimiento emocional. Esto nos da tiempo de reacción ante una situación para actuar con más sabiduría, no reaccionamos instintivamente, nos damos la opción de decidir qué acción vamos a tomar frente a esa emoción.

Cuerpo:

El yoga favorece la lubricación de las articulaciones, mantiene un buen funcionamiento de los órganos, además de trabajar estiramientos de cadenas musculares completas. Se recomienda que la práctica sea diaria ya que utilizas tu cuerpo cada día.

La meditación:

Nos ayuda a desprendernos de esa persona que hemos creado, la portadora de un nombre, una nacionalidad, una profesión, una edad, un cuerpo… y entrar en contacto directo con tu ser, dejar a un lado la mente para reencontrarnos con lo que realmente somos, esto nos lleva a un nuevo autoliderazgo en nuestras vidas, pudiendo adoptar conductas desde un autoconocimiento y autocontrol adquirido necesario para mejorar la calidad de vida.

Alimentación:

No solo es importante respirar, estirar y meditar. Debemos tomar cuidado en la ingesta de los debidos alimentos, nos ayudarán a tener un medio más alcalino donde no podrán proliferar muchas de las más temidas enfermedades de hoy en día.

 

María Pérez Gálvez (Avnatural Granada)

Osteópata

Profesora de Yoga y meditación

Add Comment

Cita Online