Hacer ejercicio es algo fantástico: ayuda a quemar calorías, tonifica tu cuerpo y te pone en forma. ¿A quién no le gusta eso?

Sin embargo, hay mucha gente que hace mucho ejercicio, pero no ven cambios o se sienten muy cansados al día siguiente. Una leve sensación de cansancio o agujetas es normal, pero una rigidez muscular crónica no lo es… y se puede evitar con una buena nutrición post-ejercicio.

Cuando haces ejercicio tu cuerpo está trabajando duro para aportar la energía necesaria para el ejercicio y se encuentra en un estado de tensión, ya que el ejercicio le supone un desafío. Cuando terminas de hacer ejercicio, tu cuerpo tiene un nivel elevado de hidrocortisona, una hormona que puede causar sensaciones de cansancio en las piernas y letargo al día siguiente.

Una de las formas de combatir ese efecto es comer carbohidratos 15-20 minutos después del ejercicio. Tomar los carbohidratos tras esos 15-20 minutos te ayudará a reducir el nivel de hidrocortisona y fomentará la pérdida de peso. Mucha gente cree que comer después de hacer ejercicio es malo porque el cuerpo está quemando grasas, pero en realidad es importante alimentar el cuerpo en ese momento para facilitar la quema de grasas. Lo importante es saber qué comer y en qué cantidad: 25 gramos de carbohidratos normalmente serán suficiente y yo siempre recomiendo alimentos naturales cuando sea posible, como un plátano, por ejemplo.

La proteína también es importante y necesaria para ayudar a que el cuerpo se repare después del ejercicio que acabas de hacer, tanto si se trata de ejercicio de resistencia o cardiovascular. Si has estado haciendo agotadores ejercicios de resistencia necesitarás más proteína (unos 20 gramos bastarán), mientras que una sesión de cardio requerirá menos cantidad de proteína tras la sesión (10 gramos).

La Proteína Vegetal en Polvo NUTRILITE™ es una elección ideal para aportarle a tu cuerpo la proteína que necesita. Solo has de mezclarla con agua (u otra bebida) y tendrás una dosis perfecta de proteína. Ten en cuenta que esto es un complemento a tus comidas habituales; esta ingesta de carbohidratos y proteínas no sustituye una comida.

Esto no es aplicable en caso de ejercicios menos agotadores, como yoga, pilates o salir a caminar. Después de ejercicios así lo importante es hidratarse con agua y electrolitos, especialmente si haces yoga “caliente”, como el Bikram. Deberías seguir tu rutina habitual de alimentación, ya que no es necesario añadir nada extra con ejercicios de intensidad baja.

Alegría de Vivir Natural

 

1 Comment

  • Mari Nieves
    Posted July 4, 2016 3:45 pm 0Le gusta

    El artículo me parece muy interesante y recelador

Add Comment

Abrir chat